Cómo hacer para que la chimenea no haga humo

Cómo hacer para que la chimenea no haga humo

Construir una chimenea es un proceso que debe contar con un proyecto bien elaborado. Medidas, diseño, procedimiento de construcción y materiales deben ser los adecuados. Pues si fallamos en alguno de estos componentes podemos encontrarnos con que nuestra chimenea no cumple con los requisitos que debe de contar.

Y en todo este plan, debemos tener en cuenta algo muy importante: que no haga humo. Pues, de lo contrario, la chimenea no podrá utilizarse. ¿Quieres saber más? Pues aquí te contamos cómo hacer para que la chimenea no haga humo.

 

Construir una chimenea: un proceso que debe estar bien planificado

 Como todo lo que se refiere a la construcción, hacer una chimenea requiere de un proyecto y de un proceso adecuado. Y no nos estamos refiriendo solo a que sea obligatorio contar con un proyecto realizado por un técnico competente, sino a que se deben de tener en cuenta una serie de requisitos que deben estar contemplados en un plan.

Es decir, qué la chimenea que construyamos debe de cumplir con una serie de requisitos, sobre todo para que funcione y no de humo:

 

Medidas de la chimenea

 Así, deberemos tener en cuenta varios aspectos que tendrán que estar acorde con la normativa a aplicar en estos casos. En primer lugar, las medidas mínimas exigibles con las que debe contar para su funcionamiento. En segundo lugar, los metros de protección que deben de existir en torno a la chimenea. Y, en tercer lugar, las medidas que me puedo permitir que tenga mi chimenea debido a los metros cuadrados con los que cuenta la estancia en donde la voy a construir.

 

El tiro de la chimenea

Como es lógico, la chimenea deberá contar con un tiro que será el que ayude a sacar los humos de la estancia en la que se encuentre. El tiro de las chimeneas es un elemento esencial y sus medidas deberán estar en consonancia con las dimensiones de la chimenea construida. Ya que un error, puede provocar que el humo se vuelva a introducir en la habitación. 

Además, ayudará a que nuestra chimenea sea una chimenea sin olor. Algo a lo que también contribuirá el hecho de que tenga una puerta.

 

Los materiales

Los materiales que utilicemos para construir una chimenea también tendrán que ser los adecuados. Sobre todo, porque estarán expuestos a una gran variación térmica. Por ello, debe de realizarse con ladrillos, losas y demás materiales que aguanten el calor extremo que se acumula en una chimenea.

Y que impida que se hagan grietas en la estructura o que los materiales puedan llegar a arder. Además, es importante que la chimenea quede bien aislada de la pared y del suelo en los cuales se apoya.

 

El proceso de construcción

Y, por último, el proceso que se lleve a cabo a la hora de construir una chimenea debe de ser el adecuado. Es decir, que los materiales deben de colocarse correctamente, en los tiempos necesarios para que la obra pueda ir secando adecuadamente.

 

Implementos que harán que tu chimenea no haga humo 

Respetando todo lo anterior, la chimenea debería funcionar correctamente. Ser segura y eficiente y el lugar en el que se ubica ser muy confortable. Pero hay veces que no es así porque la chimenea hace humo y el ambiente se hace insoportable. 

En estos casos no todo está perdido ya que podemos arreglar la situación por medio de la instalación de algunos elementos. E incluso, se recomienda que estos sean tenidos en cuenta desde el principio en la fase de construcción de la chimenea. Pues así haremos que nuestro sistema de calefacción sea más eficiente y seguro.

Estamos hablando de los extractores de humo o de la instalación de conductos para el humo, que ayudan a aliviar la presencia de este en la habitación en la que se encuentra la chimenea. Al lanzarlo o conducirlo al exterior.

 Pero sobre todo, nos referimos a la importancia de instalar una puerta en la chimenea. Ya que este simple hecho nos puede ayudar de muchas maneras. En primer lugar, la chimenea será mucho más segura pues con una puerta especial para chimeneas podremos impedir que la leña o las chispas salgan al exterior.

En segundo lugar, impediremos que el humo salga al exterior al quedar bloqueado en el interior de la chimenea. Y, en tercer lugar, nuestra chimenea se volverá mucho más eficiente (hasta un 70% más de eficiencia). Ya que ahorraremos una gran cantidad de leña o pellet y el calor que irradiará será mayor.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!