Extractores de humo para chimeneas, ¿cómo funcionan?

Extractores de humo para chimeneas, ¿cómo funcionan?

Cuando se enciende la chimenea, podemos encontrarnos con un problema bastante molesto. Incluso peligroso si no se pone remedio. El humo de la chimenea puede quedarse dentro de la estancia, con lo que nuestra salud se pone en riesgo por las partículas que contiene. Para evitarlo, lo normal es que la chimenea tenga un buen tiro, aunque no siempre parece posible. En estos casos, y también cuando se quiere garantizar la salida correcta de los residuos de combustión, lo mejor es instalar extractores de humo para chimeneas. ¿Cómo funcionan?

 

Extractores de humo motorizados 

Hay varios tipos de extractores de humos, por lo que el funcionamiento de unos u otros varía en función de sus características. Los modelos motorizados funcionan de un modo similar al de las campanas de cocina. Un motor extrae el humo que se produce en el hogar, obligándolo a salir por el tiro de chimenea. Para ello, el motor se conecta a una especie de ventilador, cuyas aspas giran a la inversa para succionar el humo en lugar de generar aire en el interior.

Estos extractores se usan sobre todo en zonas en las que hace mucho viento y se puede bloquear la salida del humo por la chimenea. Este fenómeno, conocido como efecto Venturi, es uno de los principales motivos por los que puede haber problemas en el tiro.

 

Extractores humo

 

Extractores no motorizados 

Existen otros tipos de extractores que no se valen de un motor para funcionar. Y por tanto, no consumen electricidad, por lo que algunos usuarios los prefieren. Denominados extractores dinámicos, estos dispositivos se valen de la propia acción del aire exterior para accionar las aspas, colocadas de tal modo que producen un efecto succionador del humo de chimenea. En esencia es el mismo proceso que el modelo anterior, con la diferencia de que este tipo se ajusta automáticamente a la velocidad del viento y es automático, ya que se mueve sin necesidad de activar ningún mecanismo.

 

Otros sistemas que no son exactamente extractores

Aunque se catalogan en el mismo apartado, hay un tipo de salida de humos que no tienen ni motor ni aspas. Se trata de los denominados extractores estáticos, que son complementos que se colocan en el tubo para bloquear el efecto del aire y facilitar la salida del humo al exterior. Son los más económicos y pueden ser de utilidad en zonas en las que no hace demasiado viento, ya que en sitios en los que es habitual que el aire sople con fuerza no cumplirán bien con su función.

 

¿Es posible usar una chimenea sin extractores de humo? 

En realidad, los extractores de humo para chimeneas son un complemento. Cuando una chimenea tiene un buen tiro, y las condiciones climatológicas no son demasiado adversas, puede usarse sin ningún problema. Solo en caso de que se produzca el efecto Venturi del que hemos hablado antes, o si el tiro no funciona del modo en que debería, será necesario instalar un extractor. Aunque nunca está de más contar con una ayuda extra por si acaso.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!