Cómo apagar el fuego en una chimenea

Cómo apagar el fuego en una chimenea

Sufrir un incendio es algo que causa mucho temor, y por ello hay quienes se resisten a encender la chimenea por si saltara alguna brasa y prendiera algo. No obstante, desde que se descubrió el fuego ha sido uno de los elementos más importantes para la humanidad, gracias al cual hemos logrado superar incluso el frío más extremo. Por eso, una chimenea es un elemento de confort, que merece la pena aprovechar. También saber cómo apagar el fuego de una chimenea cuando es necesario.

 

El control del fuego

Antes de pasar a hablar de las diferentes formas de apagar un fuego con seguridad, es importante destacar que una puerta de chimenea es una buena manera de tenerlo bajo control. No es necesario estar pendiente de ella y se puede dejar desatendida sin necesidad de apagarla, ya que no hay riesgo de que las brasas puedas salir al exterior debido a que la puerta cumple con su cometido.

Y es que uno de los elementos esenciales cuando nos calentamos en casa es tener pleno control sobre el fuego. Si no somos capaces de lograrlo, difícilmente podremos llegar a apagarlo con seguridad. Lo bueno es que a medida que vayamos ganando experiencia en el uso, estaremos mejor capacitados para disfrutar del calor de las llamas sin poner en riesgo nuestra seguridad y la de los nuestros.

En caso de que no haya un cristal para chimenea de leña que te permita desatenderla, por la razón que sea, mira algunos métodos para apagarla de forma eficaz.

 

Cómo apagar el fuego en una chimenea

 

Apagar la chimenea con agua

Ni se te ocurra volcar un cubo de agua sobre el fuego de la chimenea directamente, sobre todo porque los ladrillos se pueden partir con el cambio brusco de temperatura. El proceso para apagar un fuego con agua es un tanto más delicado.

Lo primero que debes hacer es llenar una pistola pulverizadora con agua limpia. Usa el atizador para separar la leña encendida y repartirla por toda la superficie. Así conseguirás que se enfríen más deprisa.

 

Cómo apagar el fuego en una chimenea

 

Utiliza la pistola para empapar las brasas hasta que se apaguen por completo, asegurándote de que es así. Si ves que aparece alguna llama o una brasa se activa, pulveriza de nuevo.

Apagar un fuego con arena

Este es un método muy utilizado cuando se trata de un fuego a tierra en el hogar, que también sirve para la chimenea. Empieza haciendo lo mismo con las brasas que en el paso anterior, y con ayuda de una pala metálica levanta la ceniza y espárcela sobre ellas. Aunque no apagará el fuego totalmente, lo irá extinguiendo.

Cuando no haya llamas apaga las brasas por completo echando arena sobre ellas. Con este sistema, antes de encender de nuevo el fuego tendrás que barrer bien y poner leña nueva, libre de arena.

Cómo apagar el fuego en una chimenea con bicarbonato

El bicarbonato es un compuesto que puede ayudarte a apagar un fuego de forma eficaz. Esparce todo lo que puedas las brasas de la chimenea, tratando que se forme una capa uniforme para poder continuar con los pasos siguientes.

Echa un poco de ceniza sobre las brasas, de modo similar al del apagado con arena. Espera a que las llamas desaparezcan y solo queden brasas candentes. Ese será el momento de espolvorear bicarbonato sobre la leña. No hace falta que sea un producto especial, pero sí tener suficiente para que haya una capa sobre toda la superficie.

 

Cómo apagar el fuego en una chimenea

 

Este producto es básicamente bicarbonato de sodio, presente en algunos extintores. Espera unos minutos hasta que el fuego esté totalmente agotado, echando un poco más si ves que se enciende de nuevo.

 

Sal como método para apagar el fuego

Otra forma de apagar un fuego, siempre que esté controlado, es esparciendo sal de mesa en la chimenea. Vuelca el contenido de un tazón grande más o menos, dependiendo el tamaño de la hoguera.

Ojo, este método solo se puede utilizar cuando el fuego no es intenso. De lo contrario no servirá para nada e incluso puedes estar arriesgándote.

 

Cómo apagar el fuego en una chimenea

 

Algunos consejos

Al igual que saber cómo encender una chimenea, apagarla es muy importante para seguir disfrutando de sus bondades. Además de las formas en las que lo puedes hacer, queremos destacar algunas cosas.

Lo ideal es que planifiques con antelación el apagado de la chimenea. Dos o tres horas antes de salir de casa, retira toda la leña que aún puede prender y utiliza alguno de los métodos que hemos comentado. Así, cuando te marches tendrás la seguridad de que puedes dejarla sin vigilancia.

Nunca trates de apagar el fuego poniendo algo encima. Puede arder o concentrar una gran cantidad de humo en el interior de la estancia, causando una intoxicación.

En caso de que el fuego sea muy grande y se descontrole, llama de inmediato a los bomberos, trata de evitar que se propague pero no caigas en heroicidades. Retírate y espera a que lleguen los profesionales.

El fuego de una chimenea no se apaga solo. Las brasas pueden estar activas durante días, por lo que si no tienes una puerta instalada, se puede encender un nuevo fuego si no la vigilas, con el peligro que esto supone.

No se te ocurra intentar apagar un fuego abanicando las llamas, ni con la mano ni con ninguna cosa. En realidad lo que estarás haciendo en avivarlo, creando el efecto contrario al que buscas.

Asegúrate de eliminar los restos de ceniza cuando el fuego se haya extinguido, pero solo si están frías.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!