Chimenea en Navidad: protagonista

Chimenea en Navidad: protagonista

Si hay un detalle que une a todo el mundo en las celebraciones de navidad, ese sin duda es el de como decorar la chimenea. No importa cuál sea el lugar del mundo en el que se piense organizar, la imagen de una chimenea en la que cuelgan unos calcetines, está rodeada de espumillón o algún otro detalle que recuerde la época es imprescindible. Hablemos por tanto de la chimenea en Navidad: protagonista de la decoración y los encuentros familiares más divertidos.

 

¿Cuáles son los adornos más frecuentes?

Aunque lo cierto es que la decoración navideña de una chimenea puede variar mucho en función de gustos y culturas, lo cierto es que hay un elemento que se enlaza directamente con esta parte de la casa. Nos referimos como no puede ser de otra manera a los clásicos calcetines que se ponen delante del hogar en Nochebuena, donde el personaje de turno, sea Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás o algún otro ente con el mismo origen deposita desde algunos caramelos hasta los regalos para quienes lo cuelgan. Dependiendo por supuesto del tamaño del calcetín.

Otros adornos habituales son las clásicas bolas de cristal de colores, que también suelen estar en el árbol. O el espumillón, que le da un aire brillante al contorno de la chimenea. También se suelen poner piñas, ramas de abeto o coronas de muy diversos tipos.

Cuando se trata de crear ese ambiente navideño, nadie puede negar que una chimenea aporta ese punto navideño extra que hace que todo se sienta más cálido, más cercano y que la navidad parezca realmente sentirse en el ambiente y es que esa sensación de sentirse acogido por el calor del fuego al llegar a un hogar es algo que todo el mundo percibe.

 

Decoración vanguardista

Como sobre gustos no hay nada escrito, con el paso del tiempo se han incorporado otros elementos decorativos, más modernos. Por ejemplo no es extraño encontrar figuras de porcelana con formas muy diversas, como ángeles o renos. Incluso hay quien decide colocar encima de la repisa un Belén completo, mezclando tradiciones de varios países y culturas.

En las viviendas en las que no hay mucho espacio pero sí una chimenea, hay quien pone el pesebre en un lado y un pequeño árbol en el otro, con lo que se evita ocupar espacio que posiblemente no haya en el salón.

¿Nunca has visto un belén encima de una chimenea? un elemento que la mayoría de las chimeneas tiene es un pequeño saliente sobre esta en la que se suele colocar alguna vela, un cuadro, los elementos a situar dependen del gusto del diseñador/a de la casa, normalmente las chicas hacen más caso en estos detalles que los chicos.

¿De dónde surge la tradición?

La costumbre de decorar la chimenea procede sobre todo de los países del norte de Europa, donde este elemento es esencial y tiene presencia en todas las viviendas. Llegadas las fiestas, con la intención de adornar absolutamente todo, la chimenea no puede ser una excepción. Por lo que el origen viene de la cultura anglosajona, de la que también se han obtenido gran parte de los adornos que hoy se ponen.

Cada vez más podemos ver como casas enteras se iluminan y decoran durante estas festividades, además parece que siempre hay algún vecino dispuesto a hacer notar que su espíritu navideño es el mayor de todo el barrio.

Poco a poco las costumbres se han ido mezclando, y a medida que han conquistado otros países, la chimenea ha ido adquiriendo protagonismo durante las fiestas que acompañan el final y principio del año.

Además, hay leyendas e historias de cada uno de los adornos habituales. Veamos algunas de ellas.

 

La leyenda de los calcetines en la chimenea

Al parecer la historia se remonta a la época medieval. Se dice que al morir su esposa, un hombre perdió la cabeza y regalo todo el dinero que tenía, dejando a sus tres hijas sumidas en la miseria absoluta. Vivían como podían hasta que las jóvenes tenían que casarse.

CHIMENEA EN NAVIDAD

Afortunadamente había tres pretendientes, pero no había dote para las chicas, por lo que no se podía celebrar la boda debido a que era una obligación que la mujer aportara una suma o alguna propiedad.

Santa Claus se enteró de la triste noticia, así como de lo mal que se sentían las jovencitas porque realmente amaban a sus pretendientes. Por eso, en Navidad dejó caer por la chimenea tres monedas de oro, y cada una de ellas cayó en uno de los calcetines, que habían puesto allí para que se secaran por la noche. Gracias al regalo pudieron casarse.

Por esta historia que os contamos podemos ver como en la cultura mundial se entiende que Santa Claus, Papa Noel o San Nicolás por muy grande que sea cabe por cualquier chimenea para dejar los regalos y llenar los calcetines de todo el mundo en el día de nochebuena y es que ¿quién no ha pasado una nochebuena nervioso en la cama esperando la llegada de este personaje navideño?. 

La ilusión que este tipo de historias y leyendas despierta en los más pequeños es una de las razones por las que la navidad se celebra con tanto amor por parte de las familias y es que no hay nada como la cara de ilusión de un niño el día de navidad.

¿Por qué se colocan bolas de colores?

Las bolas de colores, que además de en el árbol se suelen ver en la chimenea, tienen su origen en la costumbre de adorar árboles que siguen verdes en invierno, como los abetos. Estos simbolizan el renacer, y se colocaban manzanas colgando como ofrenda. De ahí que una buena parte de las bolas de navidad sean de color rojo, que es posiblemente el tipo de adorno que más se asemeja a esta fruta.

Igualmente existe la idea de que según los colores de estas bolas se expresan los deseos para el año que viene, así es que dicen que el color azul representa la reconciliación con la familia y los amigos, en el rojo reside la esperanza y peticiones de bonanza del año venidero, además se dice que a más bolas rojas más deseos de bonanza durante el año siguiente se tienen, el dorado, por el contrario, representa las alabanzas recibidas durante el año que termina y por último las esferas plateadas reprensetan el pensamiento y oraciónes de agradecimiento.

 

Las coronas de ramas

El origen de las coronas de ramas de árboles está en Alemania. Al igual que ahora, las familias las colocaban en la puerta, aunque al principio solo las ponían quienes ostentaban poder. Hoy, no solo se ponen en el exterior, sino que las chimeneas también suelen tener encima una corona. Algunas de ellas muy rústicas y otras más modernas. Su significado es vida eterna, de ahí su forma circular, con lo que se quiere desear una larga vida y prosperidad para el nuevo año.

CHIMENEA EN NAVIDAD: PROTAGONISTA

 

El árbol y sus inicios

Aunque suele estar junto a la chimenea y no encima, como hemos dicho puede que haya quienes elijan un pequeño arbolito para poner sobre esta por cuestiones de espacio. En cualquier caso, el origen del árbol de navidad es el mismo que el de las bolas. Se debe a la creencia de que  los abetos tenían poderes místicos, como la capacidad de atraer los rayos y proteger a quienes tenían uno cerca.

También se empezó a generalizar la idea de que los elfos usaban estos árboles para vivir. Como molestar a estos seres se pagaba con la muerte, se trataban con mucho cuidado los árboles. Con el tiempo se unió a las tradiciones de finales de año con motivo de las fiestas.

Por todo esto cuando llega la navidad se decora tanto el exterior como el interior de la casa, con belén, con árbol de navidad con girnaldas y coronas por todas partes, luces, música y como no un buen fuego. Sea como sea, la chimenea se convertirá en la protagonista cuando la decores.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!