Cómo decorar tu chimenea. Mejores trucos

Cómo decorar tu chimenea. Mejores trucos

La chimenea es uno de los elementos más impresionantes en cuanto a decoración se refiere, más allá del espectáculo de ver el fuego encendido, que es cuanto menos hipnótico. Aunque hay que reconocer que cuando el fuego no está presente pierde parte de su encanto, aunque hay maneras de convertirla en el centro de todas las miradas cuando alguien entra en el estancia. Veamos cómo decorar ti chimenea más allá de la decoración navideña, de la que hemos hablado y hablaremos seguro en otra ocasión.

La lista de opciones para decorar una chimenea es casi inagotable. Incluso si no la utilizas nunca puedes hacer de ella un elemento decorativo de gran belleza. ¿Te apetece ver algunas ideas? Pues vamos allá.

Aprovecha la repisa

Si tienes una chimenea con zócalo superior, puedes utilizarlos como repisa para colocar algunos objetos decorativos, dependiendo de tus gustos y el estilo que quieras darle a la estancia.

Por ejemplo, puedes poner unos ramilletes de flores secas en jarrones de cristal, o en frascos si te gusta el estilo rústico. Uno a cada lado puede ser lo único que necesites para convertir ese espacio vacío y desangelado en algo con gran efecto visual.

 

Cómo decorar tu chimenea

 

Si quieres darle aún más impacto, coloca flores frescas en botellas de vidrio. También puedes usar algunas flores secas como las rosas eternas, que se han sometido a un proceso de liofilización que mantiene intactos tanto su color como su apariencia, dando la sensación de que siempre está viva. Así no necesitarás cambiar las flores a menudo.

Otro detalle singular es poner letras sobre la repisa, bien las iniciales de la familia o frases completas. El color y la fuente son cosa tuya, pero sobre todo trata que sean de buen tamaño para que se vean bien.

Espejos

Si la chimenea está en una zona donde no hay mucha luz, prueba a colgar un espejo encima. Mejor si el hueco es recto y llega hasta el techo, para evita que la inclinación desvíe la luz hacia arriba.

Puedes poner uno grande o varios pequeños, a modo de collage. El efecto que producirán será el de iluminar la zona y darle más claridad a este rincón.

Velas

Tratándose de fuego, las velas son muy bienvenidas a la decoración de chimeneas. Solo tienes que asegurarte de que el calor no las funde cuando esté encendido el hogar. Puedes colocarlas sobre el zócalo del pie de la chimenea, por ejemplo encima de un tronco vertical, o poner portavelas en la repisa. Encenderlas o no es cosa tuya, dependiendo del efecto que busques con este detalle.

 

Cómo decorar tu chimenea

 

Moldura de escayola

Si tienes una chimenea empotrada, dale un toque de volumen con molduras. Hay montones de modelos de escayola, incluso huecos de chimenea completos y listos para colocar tal cual, de forma rápida. Le dará un aspecto clásico que seguramente no pase desapercibido. Puedes escoger algo sencillo, de líneas rectas y limpias, o elementos inspirados en estilos como el gótico o el barroco, con grabados y detalles muy elaborados. Después, puedes dejarlo en color blanco o darle un toque de color, dependiendo de cómo están las paredes o de cuánto quieras que destaque.

Madera rústica

El toque de la madera seguro que no dejará a nadie indiferente. Puedes crear una moldura con troncos cortados por la mitad, y poner algunos detalles más en el zócalo para ampliar el efecto tridimensional de la chimenea. Solo tienes que asegurarte de que el fuego no haga que la madera prenda, por lo que colocar una puerta de cristal en la chimenea puede ser una buena opción complementaria. Otra es usar piezas de imitación a madera, fabricadas en cerámica o yeso.

Leña almacenada

Otra forma de decorar con madera es poniendo junto a la chimenea el depósito de leña. Así además de decorar la estancia tendrás siempre a mano el combustible necesario para mantener viva la llama, y no tener que salir justo cuando más frío hace a por unos cuantos troncos. Puedes poner un hueco a un lado, dejar abierto un espacio hasta el techo para apilar un buen montón o disponer la leña a ambos lados de la chimenea como un mural. Incluso puedes poner distintos tamaños de troncos de forma estratégica para crear una composición.

Cómo decorar tu chimenea si no la usas

Si tienes una chimenea en casa y no le das uso por algún motivo, ni se te ocurra quitarla. Además de que tendrás que hacer mucha obra, ya que lo normal es que la salida hasta el tejado pase por la pared y haya que cerrarla, es una oportunidad única para dejarla como decoración. Por ejemplo, puedes encender unas velas dentro del hogar, e iluminar la estancia de forma romántica aunque no produzca calor. Pon tantas como quieras, dentro y fuera del espacio destinado a la hoguera.

También puedes poner alguna planta verde que no necesite demasiada luz y cuidados. O convertir ese hueco en un bonito jardín interior poniendo varios tipos diferentes de plantas, como cactus y carnosas, por ejemplo.

Otra opción es poner un panel con troncos de madera según prefieras. Puedes cortar rodajas gruesas e imitar una leñera, o poner las cortezas horizontal o verticalmente. El efecto es de lo más decorativo.

Finalmente te proponemos una idea más. ¿Qué tal convertir la chimenea en una pequeña bodega? Puedes aprovechar la puerta y mostrar tu colección de vinos lista para disfrutar de alguna rica elaboración.

Como vez, hay vida más allá del fuego de la chimenea. ¿Qué opción te gusta más?

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!