¿Qué son las chimeneas autoportantes?

¿Qué son las chimeneas autoportantes?

Existen distintos tipos de chimeneas, entre las que destacan sobre todo las de obra, porque se pueden adaptar a la medida de un espacio, un estilo o un gusto personal. Aunque en este artículo vamos a hablar de otro tipo de chimeneas, veremos a fondo qué son las chimeneas autoportantes, sus características y los usos que se les pueden dar.

 

Qué es una chimenea autoportante

La definición de chimenea autoportante es la de una chimenea que se sostiene por sí misma casi por completo, lo que hace que se vez prácticamente todo el recorrido hasta la salida del humo. Lo habitual es que sean chimeneas de uso industrial, aunque algunos modelos están fabricados para poner chimenea en casa.

 

En el caso de los modelos domésticos, se definen como autoportantes a las chimeneas que no necesitan apenas instalación, salvo unos cuantos puntos para fijarlas en su sitio hasta la salida de humos.

 

¿Qué tipos de chimeneas autoportantes hay?

La mayoría de chimeneas de este tipo son de uso industrial, por lo que sobre todo se trata de modelos robustos, fabricados con materiales resistentes para que puedan aprovechar al máximo el combustible y tengan una larga vida útil. Además de ser muy prácticas a la hora de instalar porque no se necesita apenas trabajo aparte del montaje.

 

chimeneas autoportantes

 

En los modelos domésticos se busca también que haya un componente decorativo, por lo que los acabados están más cuidados.

 

Dependiendo del estilo que tenga el espacio donde se piensa colocar la chimenea, se puede elegir entre un acabado moderno, con líneas de tipo industrial para combinar con mobiliario vanguardista, hasta chimeneas de hierro forjado con un toque campestre, más rústico para espacios con decoración vintage o casas de campo tradicionales. Entre estos extremos también se pueden encontrar otros tipos de acabados, adaptados a las tendencias que elija cada quien.

 

Usos de las chimeneas autoportantes

En el ámbito industrial, las chimeneas autoportantes tienen como uso principal el de canalizar la evacuacion de gases en plantas de fabricación de todo tipo. Su tamaño es descomunal, e incluso hay modelos con escalera para realizar las tareas de mantenimiento.

 

También se utilizan en sistemas de calefacción de tipo industrial, en los que a menudo se necesita una chimenea que se pueda montar y desmontar en poco tiempo.

 

En el ámbito doméstico, las chimeneas autoportantes tienen el mismo uso que el de cualquier chimenea convencional. Es decir, calentar una estancia de manera confortable.

 

Características de las chimeneas autoportantes domésticas

Como hemos comentado, los modelos autoportantes se caracterizan por mantenerse por su propio peso, y llegar hasta la salida de humos de forma simple, a través de un tubo de canalización. Para instalarlas solo se necesitan un par de tacos en la pared, aunque la estabilidad que tienen respecto a las chimeneas de obra es muy inferior.

 

La facilidad de instalación es uno de los motivos por los que hay quien prefiere este tipo de chimenea. Sobre todo para viviendas de vacaciones que no se usan a menudo, o donde una chimenea de obra puede limitar el espacio porque las estancias son pequeñas. En estos casos, las chimeneas autoportantes se colocan en una esquina, para lo que hay modelos específicos. También hay otras que se ubican en medio de una pared, ya que todo depende de dónde se encuentra la salida de humos, porque tiene que ser lo más recta posible.

 

chimeneas autoportantes

 

Otra de las características de las chimeneas autoportantes es que cuentan con una puerta de cristal que mantiene el fuego del hogar alejado del espacio que calienta, con lo que se optimiza el combustible al no ser de hogar abierto.

 

¿Qué combustible utilizan las chimeneas autoportantes?

La práctica totalidad de chimeneas autoportantes de uso doméstico son de leña, aunque también se pueden encontrar modelos que utilizan otros combustibles, como el pellet. Tanto en el caso de las chimeneas de leña como el resto, es importante elegir siempre un combustible de calidad, que tenga buena acción calorífica y permita aprovechar al máximo la energía que produce. De este modo se conseguirá un buen ahorro energético, que es necesario tanto a nivel ecológico como para cuidar de nuestro bolsillo.

 

Precauciones en el uso de chimeneas autoportantes

Las chimeneas autoportantes deben usarse con las mismas medidas de seguridad que el resto de chimeneas. Es decir, tener cuidado a la hora de encender el fuego para que no haya riesgo de incendio, emplear combustible que no genere humo ni hollín en exceso y tener en buenas condiciones de limpieza los elementos interiores.

 

Tampoco es buena idea dejar el fuego sin supervisión durante un tiempo prolongado. Por ejemplo, irse a dormir con la chimenea encendida no es una buena idea, salvo que el hogar esté bien cerrado. Tampoco se recomienda salir a la calle mientras el fuego esté encendido.

 

Además, en el caso de los modelos autoportantes es esencial tener mucho cuidado con el contacto, ya que el cuerpo de la chimenea está muy caliente. Nunca dejes que niños pequeños o mascotas se acerquen a la chimenea, ni la toques mientras está encendida.

 

Tampoco coloques nada encima de la campana. Aunque parezca que esa zona está destinada a poner adornos, no es así.

 

En resumen, los modelos autoportantes se utilizan con más frecuencia en instalaciones industriales, aunque también hay chimeneas de este tipo para viviendas. Tienen una fácil instalación y acabados diferentes para cada estilo, aunque es importante asegurarse de que se utilizan de un modo adecuado, para evitar incidentes.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!