Cómo mejorar funcionamiento chimenea

Cómo mejorar funcionamiento chimenea

Disfrutar del incomparable calor de un buen fuego de chimenea es una sensación excepcional. Cuando se instala una chimenea, evidentemente es lo que se busca, y para ello se necesita que funcione perfectamente. No solo se consigue este ambiente acogedor, sino que se puede lograr un buen rendimiento energético. Veamos cómo mejorar el funcionamiento de una chimenea para optimizar los recursos y lograr un ahorro tanto en nuestro bolsillo como para el medio ambiente.

 

Instalar la chimenea del modo adecuado

El primer paso para conseguir que la chimenea funcione lo mejor posible es que esté correctamente instalada. La toma de aire debe garantizar una ventilación perfecta, ya que de lo contrario la leña se consumirá de forma irregular y no se logrará que genere todo el calor que puede.

Para que la ventilación sea adecuada, la salida de aire debe llegar o bien al exterior de la vivienda o al menos a un espacio donde haya buena ventilación. Puedes ver algunos detalles en el artículo dedicado a cómo instalar una chimenea de leña.

 

La inclinación, clave para mejorar el funcionamiento de una chimenea

Además de asegurarse de que la salida de humos llega a una zona bien ventilada, esta debe tener el ángulo adecuado para facilitarla. Nunca debe haber un ángulo de más de 45 grados, porque se produciría un revoque al frenar el paso del humo y acabaría por llenar la estancia en lugar de salir hacia el exterior. Y es evidente que a nadie le apetece que se llene la casa de humo cada vez que encienda la chimenea.

La inclinación ideal para que el conducto de la chimenea cumpla bien con su labor son 30 grados, y nunca debe haber bordes o zonas en las que se corte el flujo , como nudos o giros muy pronunciados.

 

Empalmes perfectos

Pasemos ahora a la zona en la que se comunica el hogar con la salda de humos. Esta debe estar libre de cantos internos, que pueden bloquear el paso del aire hacia el exterior, creando problemas en el tiro. Debe formarse un cuello perfecto, que encauce el humo hacia la salida sin que ello suponga un impedimento.

También es importante escoger materiales adecuados para que no haya condensaciones en la campana de chimenea ni se adhieran residuos como el hollín, que además de ser inflamable y poner en riesgo la seguridad, va cerrando el tubo de la chimenea y hace que se necesite una limpieza más a menudo.

 

El tiro adecuado

Uno de los factores críticos para el buen funcionamiento de una chimenea es el tiro. Si este no es el adecuado, además de perder eficiencia se estará consumiendo leña de forma excesiva, con el resultado de un mayor gasto.

Un factor determinante para tener un buen tiro es prestar atención a la altura del cañón. Cuanta más altura tenga, mejores resultados conseguirás. Además, debe ser totalmente vertical y preferiblemente de forma cilíndrica. Si por alguna razón hay que hacer algún desvío, trata de que sea lo más cerca posible del sombrerete.

Si hay varias chimeneas

En caso de que no seas la única vivienda en la que haya chimenea, no se puede unificar la salida de humos pensando en que así se aprovecha el espacio. Cada una debe tener su propia salida, separada como mínimo a dos metros y con diferencias entre la altura de unas y otras. De esta manera no hay riesgo de que el humo de una chimenea acabe por entrar en otra o impida que haya una salida adecuada.

 

Coloca una puerta

Si tienes un hogar abierto, estarás consumiendo combustible de manera innecesaria sin lograr un resultado adecuado. Además, las posibilidades de que el humo se quede en el interior también aumentan, por lo que una forma de mejorar el funcionamiento es colocando una puerta para chimenea.

Las ventajas de tener una puerta son muy numerosas. Por una parte se gana en seguridad, ya que al cerrar la puerta no hay riesgo de que salte una chispa y se prenda algo cercano. También es un modo de “obligar” al humo a salir por donde debe, con lo que se evita que haya acumulación en el interior.

Con una puerta también es más fácil regular la temperatura y el consumo de combustible, ya que basta con abrir o cerrar la trampilla inferior o la propia puerta para que entre más o menos aire.

 

Asegúrate de que no hay obstáculos

En caso de que haya un edificio o un árbol que supere la altura del tejado, se puede producir un retorno no deseado del humo por el tubo. Para evitarlo deberás poner la salida por encima de la línea del obstáculo o tratar de eliminarlo. En muchos casos es posible que la última solución no sea viable, así que la elevación será la mejor solución.

 

Colocar el sombrerete idóneo

Un buen sombrerete es esencial para mejorar la salida del humo incluso cuando fuera hace mucho viento. Lo mejor es utilizar un modelo que además de permitir que el humo salga ayude a lograrlo. Por ejemplo los que tienen movimiento y hacen escudo frente al viento o aquellos que giran a medida que sale el humo como si fueran una turbina.

 

Limpieza regular

Un último consejos para mejorar el funcionamiento de la chimenea es prestar atención a la limpieza del interior del tubo. Por lo menos debe hacerse una vez al año, aunque revisarlo de vez en cuando no está de más.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!