Partes de una chimenea

Partes de una chimenea

Todos sabemos lo que es una chimenea. Tanto si la utilizamos habitualmente en casa cuando llega el invierno como si no, nada más verla sabemos de que se trata. Sin embargo, una chimenea está compuesta por varios elementos, cada uno de los cuales influye en su funcionamiento. ¿Te ha llamado la atención alguna vez conocer las partes de una chimenea? Hoy queremos explicar uno por uno cada componente de lo que se conoce como chimenea.

 

Leñero 

Este espacio es muy útil y necesario, ya que es el lugar en el que se tiene la leña para cuando hace falta. Puede estar justo debajo del hogar, del que hablaremos más adelante, o a un lado de la chimenea. Así evitamos tener que salir fuera a por más leña cuando el fuego está perdiendo intensidad.

 

 

Suelo

Es la base sobre la que se colocan los troncos para encender el fuego. A veces puede incorporar una rejilla para que las cenizas caigan a una bandeja y facilitar la limpieza, como en la imagen.

 

Regulador del tiro

Para controlar el calor, especialmente cuando hay colocada una puerta de chimenea, se usa un regulador controlado por una manilla. Esta se abre más o menos para que entre una cantidad de aire diferente. También se mantiene cerrada cuando la chimenea no se usa, para evitar que entre suciedad del exterior.

 

Hogar 

El hogar es en sí el espacio en el que se coloca la leña y se produce le fuego. A menudo se usa como un sinónimo de chimenea, aunque es solo el hueco interior que vemos cuando observamos las llamas.

 

Campana

El tubo para chimenea suele estar oculto, cubierto por un tabique que llega hasta el techo. Una rejilla de ventilación colocada en un lateral permite que el exceso de calor que puede haber al subir el humo se quede en la estancia, aumentando la eficiencia de la chimenea.

 

 

Salida de humos

Es el conducto por el que se canaliza el humo para evitar que se queden en la habitación. Es un elemento fundamental, ya que de su buen funcionamiento depende que podamos disfrutar de un espacio acogedor y cálido, no de un cuarto lleno de humo, que además de molesto es muy peligroso.

Al final de la salida, por encima del tejado, suele haber un sombrero para chimenea. Su función es doble: por un lado, impedir que el humo que salga vuelva a entrar al enfriarse. Por otro, que el aire que sopla en el exterior no bloquee la salida de humo, con lo que este se iría acumulando hasta que la saturación hiciera que se cuele a la estancia.

 

 

Decoración

La función de esta parte no es otra sino la de complementar el conjunto para que encaje con el resto de la estancia. Puede utilizarse un material igual al revestimiento interior, o algún otro que sea adecuado. En cualquier caso, es importante que pueda resistir la temperatura sin que se desprenda. Algo que además de antiestético puede ser bastante peligroso.

Estas son las partes de una chimenea. Como puedes ver, es más compleja de lo que parece a simple vista, ¿verdad?

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!