Qué es una masilla refractaria y como usarla para chimeneas

Qué es una masilla refractaria y como usarla para chimeneas

Toda chimenea de obra está realizada con materiales desarrollados especialmente para resistir la acción directa del fuego. De no ser así, la vida útil de la chimenea sería muy corta, además del riesgo para la seguridad que supondría. También es importante que todos los componentes sean los adecuados, porque no servirá de nada usar ladrillos refractarios para chimeneas si después el sellado no es igual de resistente. Hablemos de qué es una masilla refractaria y como usarla para chimeneas.

 

Propiedades de la masilla refractaria

 

A simple vista, la masilla para chimeneas no tiene demasiadas diferencias con cualquier otra masilla, silicona o pegamento. Su apariencia es densa y pegajosa, capaz de adherirse fácilmente a cualquier superficie.

 

La diferencia radica en su composición. La masilla refractaria se formula a base de siliconas no orgánicas. Sus propiedades son resistentes al fuego directo y las altas temperaturas, pudiendo llegar a aguantar más de 1000 grados.

 

Una vez seca, la masilla no es elástica. Por tanto, no se puede aplicar en zonas que tengan movimiento. Está diseñada para juntas en paredes de ladrillo, tubos fijos o sellado de puertas de cristal. Si hay vibración o algún tipo de impacto, la masilla se puede romper casi igual que el cemento.

 

Cómo se aplica la masilla

 

La presentación de este producto es parecida a la de los botes de silicona. Por tanto, se necesita un aplicador o pistola para tubos. También una boquilla para dirigirla, aunque normalmente viene incluida con el bote.

 

Antes de empezar a trabajar hay que asegurarse de que las superficies están limpias y secas. Es importante que no haya grasa ni partículas, porque la fijación no sería óptima y perdería propiedades. También se recomienda usar guantes y protección para los ojos.

 

Si se trata de sellas juntas o un tubo de chimenea para bloquear la salida de humos, cortamos la boquilla con un grosor medio. Dirigimos la pistola a la zona a sellar y vamos apretando para ir formando un cordón lo más recto y continuo posible. No conviene apretar mucho la boquilla contra la superficie, para que haya una cantidad adecuada de masilla.

También es posible usar masilla para colocar los ladrillos o para pegar otros elementos, En este caso será necesario abrir un poco más la salida y poner más masilla, pero sin que se salga por los bordes.

 

Cuánto tarda en secar

 

Lo normal es que esté bien seca pasadas 24 horas de su aplicación. Aunque en espacios fríos o con ambiente húmedo puede alargarse hasta las 48 horas. Siempre debe dejarse secar de forma natural. No es bueno tratar de acelerar el proceso con un secador o algún otro método. Lo único que lograremos será que pierda eficacia.

 

Una vez que esté seca, es recomendable encender un fuego pequeño, no hacer una hoguera demasiado grande porque el aumento de temperatura demasiado rápido las primeras veces pueden hacer que se agriete o incluso se despegue.

 

Si sigues los pasos adecuadamente, podrás disfrutar durante mucho tiempo de una chimenea eficiente y bien aislada. 

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!