Diferencias entre tiro natural y tiro forzado de chimenea

Diferencias entre tiro natural y tiro forzado de chimenea

La evolución de las chimeneas han convertido estos elementos de calefacción en dispositivos más eficientes. Antaño una chimenea era un hueco abierto en la pared, por el que se elevaba un tubo para que saliera el humo. Aunque hoy en día el tiro de la chimenea también se ha tenido que adaptar a las nuevas características de estas. Los modelos cerrados, además de las puertas que aumentan la eficiencia energética, hace que se necesite forzar el tiro. ¿Cuáles son las diferencias entre tiro natural y tiro forzado de chimenea? ¿En qué afectan uno u otro?

 

Qué es un tiro forzado 

Se conoce como tiro forzado a un sistema de ventilación que hace que el humo de una chimenea ascienda por el tubo y no se quede en la habitación. Como norma general se trata de un ventilador por el que además entra el aire que alimenta el fuego. También hay chimeneas que lo tienen situado en la bandeja de ceniza, justo bajo la puerta. También hay otros que lo ponen justo debajo o en la pared trasera, dependiendo de si se trata de una chimenea de obra o de otro tipo.

La ventaja que tiene el tiro forzado es que el humo siempre subirá por el tubo de chimenea, sin riesgo de que este vuelva y entre en el espacio donde se encuentra. También se elimina el olor que puede haber cuando se enciende un fuego en una chimenea abierta, especialmente a medida que se usa y se quedan depósitos de hollín. Finalmente, se optimiza la combustión al poder controlar la velocidad a la que entra el aire al hogar.

Diferencias entre tiro natural y tiro forzado de chimenea

 

Aspectos a tener en cuenta de un tiro forzado

No todo es positivo cuando usamos un tiro forzado. Sobre todo si cerramos la puerta demasiado pronto, ya que puede haber condensación debido a las diferencia de temperatura entre el hogar y el tubo. El humo de la chimenea sube muy deprisa, y se concentra vapor de agua que puede chorrear hacia abajo, arrastrando consigo partículas y suciedad.

También puede suceder que el humo sea más denso, y que al cerrar la puerta se fije en el cristal. Este se ensucia más y es necesario limpiarlo muy a menudo.

Incluso hay casos en los que si hay una bandeja para la ceniza, el humo se acaba filtrando por debajo y entrando en casa. Por eso, es importante dejar la puerta abierta unos minutos para que las temperaturas se equilibren.

 

El tiro natural

Como su propio nombre indica, un tiro natural es aquel que no requiere de ayudas mecánicas para hacer que el humo salga. Este va ascendiendo a medida que el aire que hay por el conducto de humos se calienta, hasta llegar al final de la chimenea y sale al exterior.

El tiro natural debe coexistir con el tiro forzado en chimeneas con puerta. Cuando se enciende el fuego, lo mejor es dejar que sea este el que se encargue de aclimatar el interior de la chimenea. Después, se podrá cerrar la puerta y poner en marcha el tiro forzado, seguros de que el proceso será óptimo.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!