Que chimeneas son las que calientan más

Que chimeneas son las que calientan más

Aunque el efecto decorativo de una chimenea es bastante evidente, también lo es el hecho de que cuando se instala una lo que se busca es que caliente. Puedes tener tus gustos y preferencias en cuanto al diseño, pero por muy bonita que sea, si no te ayuda a combatir el frío, no servirá de nada. Veamos que chimeneas calientan más y cómo podemos conseguir que sean aún más eficientes.

 

Chimeneas y estufas de bioetanol

Las chimeneas de bioetanol son las preferidas de quienes tienen un espacio concreto que quieren calentar, como una habitación o el comedor. El calor que generan es por convección, de modo que se recomienda usarlas como un sistema de calefacción complementario al principal. Por ejemplo, para cuando se quiere subir unos grados la temperatura pero no hace demasiado frío. El poder calorífico de este tipo de chimeneas depende de la potencia que tenga cada una.

Podríamos pensar en las chimeneas de bioetanol como en estufas de mayor potencia que aportarán ese calor extra necesario en una zona concreta del hogar como una habitación más alejada de la fuente de calor principal, ya que esta suele situarse en el salón y muchas son las casas que cuentan con un largo pasillo hasta una de las habitaciones, por lo que el calor no suele tener la capacidad de ser trasladado hasta este punto.

 

Chimeneas eléctricas

Como ya dijimos cuando hablamos de las chimeneas eléctricas, el efecto de llamas es simplemente decorativo, este efecto de fuego se consigue mediante unas luces Led que aportarán esa sensación de fuego sin el peligro de una llama real. El calor se obtiene mediante radiación, al igual que ocurre con otros emisores eléctricos. No se necesita una salida de humos, ya que no hay emisiones.

El calor que emiten depende también de la potencia, aunque comparadas con las de biocombustible se puede decir que calientan algo más, aunque por supuestos esto siempre dependerá del modelo de chimenea eléctrica, muchas de estas cuentan con un regulador de potencia, así como de un interruptor para activar o desactivar el flaso fuego, si eres de los que se queda hipnotizado con las llamas esta chimenea es ideal para disfrutar de ese efecto hasta en verano, ya que no será necesario tener la chimenea radiando calor para poder disfrutar de sus luces.

 

chimeneas electricas

 

Chimeneas de gas

Las de gas tienen como ventaja principal la comodidad. Basta con tener una bombona o una instalación de gas canalizado para encender el fuego. El calor que emiten en bastante intenso y no produce ningún residuo, aunque es importante cuidar la ventilación y evitar quedarse en un espacio cerrado con la chimenea encendida, lo que produciría intoxicación por inhalación de gases.

Debemos tener en cuenta que este tipo de chimeneas utilizan gas, para su instalación se recomienda que sea un especialista el que relice la instalación para asegurar que no se produzca ninguna fuga, además el fuego creado mediante este método consume el oxígeno de una habitación de forma más acelerada por lo que es importante que el espacio sea amplio o que cuente con algún sistema de ventilación.

 

Chimeneas de leña

Las reinas indiscutibles cuando hablamos de sistemas de calor potentes. La intensidad depende del tipo de leña que se use, aunque al calor que producen se une la sensación de calidez, que tiene un efecto más allá del propio calor. Como inconveniente está la necesidad de tener una salida de humos y una limpieza regular, aunque tampoco es demasiado trabajo a cambio del calor que se consigue.

Ya que a pocas personas no les gusta un buen fuego y su confort resulta inigualable. Un buen fuego con una puerta para la chimenea, evitará que entren olores al hogar, además de ser un método de seguridad evitando que alguna chispa pueda saltar a algún mueble o que el movimiento de la madera pueda expulsar a esta fuera de la chimenea.

Además de estas ventajas la puerta optimizará la producción de calor en la chimenea y nos permitirá ahogar el fuego o avivarlo aumentando la entrada de aire o disminuyéndola según nuestro interés, por estas y otras muchas razones las chimeneas de leña siguen siendo las más extendidas en todo el mundo.

 

Cómo hacer más eficiente una chimenea

Independientemente de cuál sea el tipo de chimenea que elijas, se puede obtener una mayor eficiencia, reduciendo el consumo de combustible sin sacrificar potencia calorífica. Las puertas para chimeneas se han convertido ya en pieza clave para quienes quieren disfrutar del máximo calor, ya que aumentan la eficiencia y una chimenea puede producir mucho más calor que si no tuviera la puerta colocada, al poder canalizar la fuente de calor hacia el lugar correcto.

Una puerta es la solución más práctica cuando quieres conseguir que tu chimenea caliente más. Y no necesitas renunciar a la imagen de un buen fuego encendido, ya que el cristal templado resiste la acción directa del fuego y permite disfrutar de una de las escenas más hermosas que se pueden tener dentro de casa. La de poder observar cómo las llamas bailan mientras producen el efecto que se busca al encenderlas, que calienten el ambiente.

¿Quién no se ha quedado embobado viendo las llamas? o ¿quién no se ha quedado dormido con el calor de un buen fuego a sus pies mientras escucha el sonido de las llamas y las chispas de fondo? el fuego es la televisión del pasado, es una caja en la que una vez fijamos la mirada nos perdemos por completo, con la diferencia de que aquí tan solo pensamos y disfrutamos, sin ser influenciados por algún tipo de imagen o palabra externa.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!