Trucos para limpiar el cristal de la chimenea

Trucos para limpiar el cristal de la chimenea

Pocas cosas hay tan relajantes como una buena chimenea encendida en invierno. Una puerta de cristal, además de práctica y limpia, permite seguir disfrutando de las exceda sin problemas. Aunque a veces la acumulación de hollín empieza a bloquear esta visión. Si no quieres que te pase, necesitarás mantener la puerta limpia. Mira estos trucos para limpiar el cristal de la chimenea y seguir disfrutando de la estampa.

Si la usas a menudo, limpia a menudo

Es evidente. Cuanto más utilices tu chimenea, más suciedad se irá acumulando en la puerta. Así que aumenta la frecuencia de limpieza según sea la de uso. Si es a diario, procura limpiar el cristal todas las semanas. Y si notas que la acumulación es mayor, hazlo tantas veces como sea necesario.

Aviva el fuego para eliminar las manchas

Cuando hay hollín incrustado, puede ser bastante complicado eliminarlo del cristal para chimenea. Una buena forma de hacer que se suelte con facilidad es encender un fuego fuerte. La acción del calor a fuego vivo ayuda a que el hollín se debilite y sea más fácil de eliminar después.

No dejes que se acumule demasiado

No tienes que esperar a que en el cristal haya incrustaciones para hacer limpieza. Es mucho más sencillo limpiar un cristal que está prácticamente limpio. Solo tienes que retirar la capa de ceniza que puede formarse tras encender el fuego. Evidentemente, una vez que esté totalmente apagado y la puerta esté fría. No te precipites y limpies en caliente, porque sol conseguirás sufrir quemaduras.

En caso de que no se quite del todo, haz una limpieza más profunda, Tal vez con la ayuda de algún producto especifico para limpiar los restos de carbonilla, que no deje ningún residuo después. Como elementos químicos que al encender el fuego puedan ser tóxicos.

Aprovecha la propia ceniza para limpiar el cristal

La solución a la limpieza del cristal puede estar en la bandeja de la chimenea. Coge una parte de las cenizas más claras que hay en ella, mezcla con un poco de agua para formar una pasta y con un trapo que no deje pelusa frota el cristal, haciendo movimientos en círculo. Cuando no quede pasta, vuelve a meter el trapo en ella y sigue hasta completar el proceso.

Retira la pasta con un paño húmedo o con papel de periódico. La composición química de la ceniza de madera es perfecta para acabar con el hollín que se fija en los cristales. Increíble, pero cierto.

¿Rascavidrios? Mejor no para la chimenea

Tal vez sientas al tentación de usar un rascado, como los de las vitrocerámicas, para raspar los restos de hollín más difíciles. Es verdad que eliminará este, pero también se puede rayar un poco. El resultado es que el hollín se acumulará con más facilidad, además de impedir que el fuego se pueda ver bien.

Si sigues estos trucos, conseguirás unos cristales transparentes y una chimenea que invita a sentarse junto a ella para disfrutar de l fuego que alberga en su interior.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!