Qué es el tiro de la chimenea y cómo mejorarlo

Qué es el tiro de la chimenea y cómo mejorarlo

Todos hemos hablado u oído hablar alguna vez del tiro de la chimenea. Lo relacionamos con el modo en que se produce la combustión del fuego, y en cierto sentido es así. Sin embargo, es una visión muy limitada de este concepto, por otra parte fundamental cuando usamos una chimenea. Veamos qué es el tiro, y cómo se puede mejorar si no cuál bien con su función.

El tiro de la chimenea: dos conceptos

Podemos hablar de dos ideas cuando nos referimos al tiro. La primera tiene que ver con la propia física, que ocurre cuando se produce un fuego como encender una chimenea. En este caso nos estamos refiriendo al movimiento que hacen los gases generados por el fuego, que suben por el tubo de la chimenea hasta el exterior. No es más que aire a una temperatura muy alta, que por efecto de las leyes físicas siempre va hacia arriba. Decimos que el tiro es más lento o más rápido en función de la velocidad de desplazamiento por el tubo.

Por otro lado, también se suele llamar tiro a la pieza que regula la entrada de aire desde el exterior, contribuyendo a que haya más o menos fuego y el combustible se consuma más o menos deprisa. También se puede cerrar por completo, y evitar que el aire de una sala no se vaya hacia el exterior cuando la chimenea no se usa. No todas tienen esta pieza, aunque en las que sí está juega un gran papel a la hora de controlar la combustión de la chimenea.

Problemas que puede tener el tiro

Si una chimenea no expulsa de forma correcta el humo, y los gases entran en la habitación, se dice que el tiro no es adecuado. Esto es bastante peligroso, ya que las intoxicaciones por inhalación de gases de combustión pueden llegar a ser mortales. De modo que es fundamental mirar por qué la chimenea no funciona correctamente. Puede que sea debido a que en el tubo se ha acumulado hollín o a que la salida esté obstruida. En todo caso, hay que prestar mucha atención a esto por la propia seguridad de los que están en la casa.

Cómo mejorar el tiro de la chimenea

Un vistazo al conducto de la chimenea nos puede indicar qué es lo que pasa. Si se ven incrustaciones de hollín o parte del aislamiento interior se ha deteriorado, hay que solucionarlo. Bien limpiando el interior o cubriendo las paredes de nuevo, en función del problema. Si esta parte está bien, habrá que mirar un poco más arriba.

La salida de la chimenea leva un sombrerete, que impide que el humo que sale vuelva a entrar al enfriarse cuando está en el exterior. Si no está bien colocado, puede que no cumpla con su función, y los gases bajen de nuevo por el tubo.

Otra solución es colocar un dispositivo de extracción, que haga las veces de tiro. Normalmente no se usan para chimeneas de leña, aunque puede ser una buena alternativa si por algún motivo hay problemas y el tiro natural no funciona.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!