Revestimiento para chimeneas, aislamiento térmico

Revestimiento para chimeneas, aislamiento térmico

Uno de los detalles más importantes a la hora de equipar tu chimenea es elegir un revestimiento adecuado. De ello depende que sea un equipo eficiente y que se aproveche al máximo todo el calor que genera. Como hay varios materiales entre los que puedes elegir, hemos creído conveniente hablar un poco acerca del revestimiento para chimeneas, aislamiento térmico con el que además de proteger mejor la estructura conseguirás unos resultados óptimos.

Revestimiento cerámico

Posiblemente uno de los más conocidos cuando se habla de elementos expuestos al fuego. La resistencia de la cerámica es muy alta, tanto que algunas de las piezas que utilizan los satélites y naves espaciales están revestidas con este material para aguantar la entrada en la atmósfera, que hace que se generen temperaturas de más de 1500 grados.

La cerámica con la que se recubre una chimenea no tiene por qué soportar esas temperaturas, así que es perfecta para los acabados interiores de esta.

Placas de mármol

El mármol es natural, así que no hay que hacer otra cosa que no sea cortar las placas a la medida de la chimenea. También soporta muy bien la acción del fuego, y en muchas de las chimeneas decorativas en las que se colocan las puertas de Hot Fire Door hemos visto este material, tanto por dentro como por fuera, ya que además de resistente es muy decorativo.

Si quieres utilizar mármol para revestir el interior del hogar, lo mejor es encargar piezas enteras y armar la chimenea colocando estas placas. Conseguirás un mejor resultado y será mucho más duradero que si adhieres pequeñas losetas.

Metales

Este material se utiliza sobre todo en chimeneas de tipo insertable o cassette. También es común en estufas de leña, ya que las de chapa de acero se han utilizado desde hace mucho tiempo. Los interiores de metal fundido suelen ser de una pieza, lista para encajar en el hueco de una vieja chimenea que se quiere renovar. O en chimeneas nuevas que se construyen a su alrededor. También se pueden encontrar chapas de metal que se sellan con masilla.

Otro de los metales que se emplea es el acero inoxidable, aunque es más habitual para el exterior. Si se combina con algún otro, como el wolframio o el vanadio, su estructura y resistencia a la corrosión aumente y también se puede utilizar en el interior.

Pintura térmica para revestimientos

Cuando se trata de reforzar el interior de una vieja chimenea de forma rápida y fácil, se suele recurrir al uso de pintura resistente a altas temperaturas. Se puede encontrar en spray y su precio es bastante más económico que el de otros aislamientos. Si tienes una chimenea antigua y quieres darle un poco más de eficiencia, esta puede ser una buena opción. Solo hay que aplicar una capa uniforme y dejarla secar, normalmente de un día para otro. También hay pintura para aplicar con brocha, que tiene las mismas características aunque su aplicación es un poco más compleja.

Ahora que sabes cómo revestir tu chimenea, solo te falta elegir un material. ¿Con cuál te quedas?

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparativa de productos!